¡Oh, música!

¡Oh, música, big bang del sentimiento!
¡Incendio de colores en el aire!
(Discúlpenme las damas el desaire,
si digo amor, seguramente miento…)

¿Amar? ¡Tal vez, mas roto en dos mitades!
Contemplen, luego juzguen esta escena:
dos manos aceptando una condena
de cuerdas sin prisión. Fidelidades.

No importan las palabras, vivo inmerso
y en trance en la perfecta sincronía
que da vida y razón al universo.

Y a ritmo de Cole Porter (noche y día)
me iré sin recordar un solo verso,
silbando aquella vieja melodía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s