SONETO A UNA NIÑA PIJA

Del verde de un semáforo tus ojos,

tus curvas, tentaciones de suicida

y el gesto de tu boca en bienvenida,

la Caja de Pandora sin cerrojos.

Un polvo y nada más, del resto paso.

Ni Vox, ni tauromaquia, ni hemofilia.

Damita de estribillo de Cecilia,

tu ausencia de un hervor roza el retraso

y al margen de viajar por China o Francia

desde Galapagar, te falta mundo

y mierda en el tacón de tu arrogancia.

Un polvo, a lo demás un NO rotundo.

No encajan, salvo en pelis de la infancia

la perra con glamour y el vagabundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s