LORCA Y EL ZEPELÍN

Me gusta imaginarme a Federico.

Dos ojos reflejando rascacielos.

Neón, escaparates, caramelos.

Palomas con ramitas en su pico.

Me gusta imaginarme esa sonrisa

tan lejos de su tumba y de Granada.

Me gusta imaginarme la mirada

del niño que ha trepado a una cornisa

y erguido de puntillas casi alcanza

la miel de Sherezade, la utopía.

Me tiembla el corazón, quiere venganza

por esos ojos suyos… ¿No podría

perderse entre la gente? ¡Lorca, avanza!

¡No vuelvas! Una imagen. Sólo mía.

Inspirado en una carta que Lorca escribió a su familia desde Nueva York, en la que relataba la visión de un dirigible navegando entre los edificios.

Publicado por David Carretero

Cantante, Compositor y Poeta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: