Tres poemas blackout

El secreto era evidente
para los pájaros.
En los ojos de sus cantos favoritos:
Ella.

Ver original

La ciudad ha desaparecido
en jarrones de azúcar.
Los gatos bostezan y observan
el sonido.

Ver original

La noche,
un pequeño milagro
de las horas.

Ver original

La Blackout Poetry consiste en crear un poema a partir de un texto preexistente, como una página de un libro o de un periódico. De vez en cuando comparto alguno en mi cuenta de Instagram

Navidad 2018

Acaba al fin el año, rozamos casi enero.
Presentes y añorados se sientan a la mesa.
Tal vez el diecinueve le dé un disfraz de arquero
a alguna que otra niña y a un niño el de princesa.

Soñar en estas fechas es fácil, hay permiso
de ser nosotros mismos y un poco más humanos.
La magia de las luces haciendo hogar un piso.
Tesoros de pirata llenándote las manos.

Diciembre sabe a tregua, turrones y utopía.
Al filo de lo nuevo cortando bien el pavo.
A vuelta de tortilla, a cava y alegría.

Catorce alejandrinos. Lo sé, no tengo un chavo
y es pobre mi regalo: una vez más, poesía.
Nos queda la esperanza… ¡Adiós, decimoctavo!

Sed de manzana

Te miro y me dan ganas de pintarte.
Te rozo y dedicarme a la escultura.
Tus pasos son de danza, todo es arte:
tu boca, tu cabello, tu cintura…

Botones y corchetes, cremalleras.
Caer es el oficio de tu ropa.
Tacones que bendicen las aceras.
La talla indescifrable de tu copa.

Se pierde el casto nombre de tu espalda
y muerdo la manzana, ¿sabes, Eva?
Qué breve el territorio en que tu falda

compite con tus ligas y se eleva.
Lo juro por tus ojos de esmeralda.
Soy tuyo, pero no caerá esa breva.